10 consejos para posicionar tu página web

10 consejos de SEO para posicionar tu página web

Lo sentimos. No hay ninguna fórmula para salir por arte de magia en primera página en Google, el buscador por excelencia. Google cada vez es más listo y penaliza gravemente las técnicas de “Black Hat SEO”, es decir, maneras poco éticas de engañar a su algoritmo. Sin embargo, en este post vamos a señalar unos cuantos tips, que señala el mismo Google en su guía SEO para principiantes para mejorar en el ranking de los buscadores. Y es que cuando hablamos de SEO, bien podríamos hablar de posicionamiento en Google, ya que se lleva un 92% de la cuota de mercado mundial y un 96% en España. Estos trucos ayudarán a mejorar el posicionamiento natural de tu web, algo de vital importancia para aumentar la notoriedad y el tráfico del sitio, sobre todo si se trata de un e-commerce del que dependen tus ingresos.

1. Selecciona las palabras clave

El término de “palabras clave” se va a repetir continuamente en esta entrada. Las palabras clave tienen que responder a tu objetivo de posicionamiento web. Los usuarios buscan en Google con determinadas frases, que se pueden intuir según el sector. Por lo tanto, debes luchar para aparecer en la primera página de su buscador, compitiendo contra la competencia que ha usado la misma o similar palabra clave. Existen herramientas que te ayudan a elegir palabras clave, como el planificador de palabras clave de Google Ads. Así, puede ser más útil centrarte en una palabra clave con baja competitividad, que aspirar a posicionar contra una feroz competencia. Una vez elegida la palabra clave, hay que intentar distribuirla en lugares estratégicos, como la URL, la URL de las imágenes, el título, el primer párrafo del texto o los encabezados, pero siempre con sentido, sin forzar la densidad de palabras clave.

Planificador de palabras clave de Google

2. Piensa bien el título de las páginas, entradas…

El título, representado por la etiqueta <title> es esencial porque es lo primero que ve el usuario en un buscador o cuando le comparten un enlace por redes sociales o Whatsapp, por ejemplo. Pero, además, es un importante factor de posicionamiento, por lo que debería aparecer la palabra clave que quieres posicionar. No solo hablamos de los títulos de las entradas de un blog, sino también del título de la home de la página web o las páginas más importantes de esta. Hay que recalcar que la etiqueta <title> no tiene por qué coincidir con el título de un post, sino que se le pueden añadir otros elementos, como el nombre de la web, para aumentar la notoriedad.

3. Rellena la meta descripción

La meta descripción, representada por la meta etiqueta <description>, no sirve para posicionar, después de que Google se enfadara por el uso abusivo de palabras clave en ella. Pero no por esto deja de ser un elemento importante: la meta descripción es el texto que ve el usuario en la página de resultados de un buscador. Por lo tanto, no la debes escribir pensando en el SEO, sino pensando en las personas que la van a leer, puesto que es un factor diferencial para convencer al usuario de pinchar en tu enlace y no en el de la competencia. Para incluirla en páginas web realizadas con WordPress, es recomendable activar el plugin Yoast SEO, donde puedes rellenar ese campo. De lo contrario, Google la genera automáticamente con las primeras palabras del contenido, que, seguramente, no serán las más adecuadas para la meta descripción.

Muestra de la visibilidad de las etiquetas tittle y metadescription

4. Optimiza las imágenes

Las imágenes también tienen mucha chicha para mejorar el posicionamiento de una web. No solo por el buscador global, sino también porque puedes aparecer arriba en el propio buscador de imágenes. Para optimizarlas, es necesario ponerles unos nombres de archivo amigables, sin caracteres especiales o eñes, por ejemplo ternasco-aragon.jpg para una foto de Ternasco de Aragón. Además, debes ponerle un título <title> a la imagen con alguna palabra clave y, sobre todo, rellenar el atributo “alt”, un texto alternativo que se muestra cuando las imágenes no han podido cargarse o se lee a las personas ciegas. Google valora cada vez más la accesibilidad en las webs, así que es valioso pensar el texto alternativo e introducir ahí la palabra clave que quieres posicionar.

Por último, tenemos que revisar el peso de las imágenes, ya que influye en la velocidad de carga de la web, que es un factor de posicionamiento. En consecuencia, conviene elegir formatos de imágenes ligeros como JPEG.

5. Añade encabezados

Dentro del texto de los posts, Google valora mucho la jerarquía que se crea mediante los encabezados o heading, que van desde el <h1> (el título del post) hasta el <h6>. Los encabezados son los titulillos que destacar sobre los párrafos, que además son útiles para el usuario para situarse en la página y romper la monotonía visual del texto plano. Entonces, es positivo que abarquen palabras clave que quieras posicionar, aunque tampoco de manera forzada. Por ejemplo, este post tiene un <h1>, que es el título, y 10 <h2>, ya que se trata de una lista con 10 puntos clave.

Cómo el inspector identifica el código del h2

6. Genera un linkbuiding

Durante años, el linkbuilding (generación de enlaces a tu página) ha sido una de las técnicas más utilizadas del Black Hat SEO, pero las mejoras en el algoritmo de Google hacen más peligrosas las técnicas ilícitas. Ahora, Google no solo valora la cantidad de enlaces, sino que también identifica la calidad. Por lo tanto, la mejor estrategia de linkbuilding es crear un contenido atractivo, para que los usuarios lo compartan voluntariamente a sus contactos por redes sociales. También, añadir links a tu página web en tus diferentes redes sociales, como Youtube, Twitter, Facebook, LinkedIn… suma puntos para mejorar el posicionamiento en buscadores.

7. Escribe un buen anchor text en los enlaces

Uno de los factores diferenciales de la escritura en web respecto a la tradicional es el uso de los enlaces. Para incluirlos de acuerdo a los criterios de SEO de Google, hay que tener en cuenta el llamado anchor text o texto ancla, es decir, el texto con el que se enlaza un link. Existen dos tipos de enlaces: internos (a tu misma web) y externos (a otra web). Como hemos visto en el punto anterior, los enlaces que recibe una URL ayudan a su posicionamiento, pero Google también mira el texto ancla para intuir la calidad el enlace. Por esto, si el enlace es a tu misma página web o a otra de tu propiedad, merece la pena que el texto ancla contenga la palabra clave con la que quieres posicionar la URL enlazada.

8. Ten en cuenta la estructura de las URL

Las URL son un notable factor de posicionamiento para Google. Es fundamental que el enlace sea amigable para el usuario, sin contener números y caracteres raros, y que contenga la palabra clave. Para separar las diferentes palabras de una URL, Google recomienda usar guiones medios, en lugar de guiones bajos o escribir todo seguido.  Y, por supuesto, la URL debería incluir la palabra clave que quieres posicionar.

9. Piensa en los dispositivos móviles

Ya hace tiempo de esto, pero no viene mal recordarlo: cualquier página web debe ser responsive, adaptable a dispositivos móviles. Además de por cuestiones de usabilidad, Google lo valora mucho para el SEO. De hecho, está cambiando la mentalidad de diseñar una web para ordenador y después adaptarla a móvil, por la de centrarse en el diseño móvil y después adaptarla a la versión escritorio. De todos modos, en plataformas como WordPress, la mayoría de plantillas se adaptan automáticamente a las medidas de la pantalla.

Además, es recomendable integrar Google AMP (Accelerated Mobile Pages) en tu web. Esta herramienta crea una versión de carga muy rápida de la página y, al ser una plataforma de Google, el buscador siempre tenderá a premiar a las páginas AMP respecto al resto. Es ideal para incluirla en blogs, pero no siempre en el conjunto de la web, ya que simplifica mucho el formato y la web puede perder su diseño. Podéis ver cómo queda la versión AMP de esta entrada añadiendo amp en el final de la URL.

10. Crea contenido de calidad

El contenido es el rey. Lo dijo por primera vez Bill Gates en 1996 y la frase está más de moda que nunca. Es verdad que hay técnicas para mejorar el SEO, pero lo más importante es contar con un contenido atractivo, pensado para las personas humanas y no las máquinas. Además, Google valora más los posts más extensos y penaliza los que no alcanzan ni siquiera 300 palabras. Así pues, lo importante en centrarse en el lector: si le gusta tu contenido lo va a compartir -generando un linkbuilding-, va a aumentar el tiempo de permanencia en la página y va a disminuir el porcentaje de rebote, ya que el usuario querrá ojear el resto de la página. En definitiva, se trata de ser original y natural, que es la mejor manera de crecer de forma segura y sostenible.

Comparte