Google Adwords y Facebook Ads. ¿Por qué usarlas?

Los que pensaban que la transformación digital iba a abrir el mercado publicitario estaban equivocados. En la red se ha impuesto el duopolio formado por Google y Facebook, que se llevan alrededor del 60% de la cuota de mercado de publicidad digital en Estados Unidos, según el último estudio de eMarketer. El estudio deja otra conclusión: el gasto en publicidad digital superará por primera vez en 2019 al de publicidad tradicional. Viendo este panorama, resulta imprescindible para una empresa saber qué se cuece en Google y Facebook. Y eso es lo que explicamos en esta entrada.

Google Adwords

Google es el rey en cuanto a publicidad en búsquedas, ya que cuenta con casi el 80% del share en el sector de los buscadores. Además, incluye la publicidad en vídeo en Youtube.

La mayor ventaja de la publicidad en Google es la alta intención de compra, porque el usuario está buscando lo que tú estás ofreciendo en ese instante. Mediante un sistema de palabras clave, el anunciante elige dónde va a salir su anuncio según las búsquedas de los potenciales clientes, pudiendo realizar diferentes tipos de concordancia. Esta es una fórmula que está haciendo crecer mucho también a Amazon Ads, que pretende romper el duopolio Google-Facebook, ya que, al ser un comercio online, la intencionalidad de compra de sus usuarios es todavía más alta que la de Google.

Volviendo a Google, ofrece interesantes posibilidades de segmentación de audiencia: geográfica, por edad, sexo o tipo de dispositivo. Otra gran opción de Google Adwords es el código de seguimiento que se puede añadir a tu sitio web para analizar las conversiones de los usuarios que han clickado en el anuncio. Esto también permite realizar remarketing, es decir, redirigir los anuncios a la audiencia que ya ha visitado tu sitio web, pero que no se decidió a convertir.

Facebook Ads

Facebook, por su parte, domina el sector de las redes sociales. Pese a ser una plataforma envejecida, la empresa de Mark Zuckerberg se ha movido bien adquiriendo Instagram, la red social de moda entre los adolescentes. Así, Facebook Ads comprende tanto los anuncios de Facebook como los de Instagram y permite a todos sus anunciantes captar su target idóneo.

El concepto es diferente al de Google, debido a que en la red social los anuncios no aparecen a la gente que te está buscando, por lo que la intencionalidad de compra es menor que en Google. Facebook suple esto gracias a sus excelentes opciones de segmentación, gracias a la obtención de datos personales de los millones de usuarios de su plataforma. Además de la típica segmentación geográfica o por edad, Facebook posibilita segmentar por numerosas opciones de estilo de vida, hobbies, estado civil, estudios… Más de las que te puedas llegar a imaginar. Por otro lado, Facebook permite mucha más personalización de los anuncios que Google, al poder añadir imagen o vídeo, además de texto, que es lo que deja Google en los anuncios en su buscador. Al igual que Google, Facebook también incluye la opción del código de seguimiento (píxel de Facebook) y el remarketing.

Ambas plataformas funcionan por coste por click (CPC), lo que fomenta un retorno de la inversión y posibilita la optimización de la campaña a tiempo real. Este coste por click funciona por un sistema de pujas y suele ser más elevado en Google, debido a la mayor intencionalidad de compra de sus usuarios. Así pues, Google Adwords es más eficaz si lo que buscas es la venta directa, como podría querer un cerrajero, por ejemplo. Sin embargo, Facebook Ads es más conveniente para crear identidad de marca y alcanzar a más audiencia interesada en tu sector.

Si necesitas invertir en publicidad digital, desde Quotas te asesoramos sobre la plataforma que más se adapta a tus necesidades y te ofrecemos una propuesta integral de publicidad para que consigas alcanzar todos tus objetivos.